Plagio, el negocio digital!

Haz comprado material digital? Cursos? Recetarios? Tutoriales? PDF's? En esta era digital es difícil de creer que alguno de nosotros no hayamos comprado o utilizado algunos de estos formatos digitales.


Yo en lo personal me declaro fanática de la era digital, conviene a mis intereses (la menor interacción social posible, por si no lo saben soy ermitaña), la practicidad, las mil y un formas de pago, la rapidez con que puedes hacer transacciones y obtener productos, en fin en realidad es muy dulce para mi, y más aún después de la pandemia.





México hasta antes de la pandemia ocupaba un muy lastimoso lugar 20 entre los países con más transacciones digitales (económicamente hablando), después de la pandemia el comercio digital o electrónico, según lo conozcas, creció un 80% entre el 2019 y 2021. Wow!!! verdad? y es que era lógico, la necesidad abre las puertas a las oportunidades.


En realidad estas son muy buenas noticias, ya que se ha abierto en un lapso minúsculo de tiempo el comercio digital, trayendo oportunidades a los pequeños negocios que antes no existían. La gente se ha hecho menos reacia a pagar en línea (ya sea por pay pal u otros operadores) , ha ganado confianza en hacer transferencias y pagos a un total desconocido, ha empezado a creer más en Amazon y mercado libre y básicamente ahora es mucho más sencillo que en el 2018.


Sin embargo como todo lo bueno, siempre hay un lado obscuro. Intrínseco a este crecimiento acelerado de las transacciones digitales, viene el aumento en el robo o plagio de material.


Si bien los bienes físicos son difíciles de copiar o robar, no quedan exentos, tenemos a grandes consorcios como SHEIN quien se ha hecho un multimillonario imperio a base de vender más barato, con menos calidad y con prácticas muy dudosas ropa casi idéntica a Zara y otros. Hay algunas otras cadenas que han optado por lo mismo, básicamente productos chinos (copias baratas), imitaciones o la versión "chafa" de algún producto, que ahora es mucho más sencillo obtener gracias a servicios como AMAZON o MERCADO LIBRE, u otros portales de comercio electrónico.


Ahora imagínate si en cuestión de 2 o 3 años han logrado hacer empresas multimillonarias a base de copias de productos de otras empresas multimillonarias con productos físicos, ¿Qué nos dejan a los que hacemos contenido digital? Si es tan sencillo copiar, revender o alterar un producto físico, lo es mucho más los productos digitales.




En las últimas semanas, hemos encontrado un sin fin de usuarios de FB que se dedican a VENDER (sin autorización obviamente) ya sea recetarios de otros autores o bien cursos de otros creadores de contenido, y sí nosotros estamos en la lista de víctimas. No es la primera vez que nos enteramos que alguien esta dando el mismo curso que nosotros con nuestro formato y material, o que han bajado un recetario y lo están vendiendo como suyo y por último también nos ha tocado que bajen nuestros videos y los vendan como suyos.


Y si bien vamos poniendo más y más trampas, marcas de agua, texto, advertencias y más esta situación sigue ocurriendo. Este tipo de plagio o robo no solo afecta a los creadores de contenido como nosotros, si no también afecta al consumidor final, quien esta recibiendo un producto alterado e incompleto. Por ejemplo, alguien que roba un curso digital ¿Cómo podría contestar tus dudas? ¿si esta persona no creo el curso, tampoco tiene los conocimientos necesarios para poder orientar y dar tips y consejos. Y así muchas situaciones más.


¿Cómo el consumidor final nos puede ayudar a detener los plagios o robos?


Aquí es donde entran ustedes, nuestros lectores, fans, seguidores y consumidores. Y yo les voy a dar unos tips para detectar páginas apócrifas, falsas o que comercian con contenido plagiado o robado.


TIPS:


1) Si vas a comprar recetarios o cursos digitales revisa quien es el autor o instructor que imparte este curso, siempre pregunta ¿Quién imparte este curso? ¿Quién es el autor de tal o cual recetario?


2) A la hora de comprar productos digitales revisa bien la página desde donde lo estas haciendo. Por lo general un comercio o proveedor SERIO tiene tanto fan page de FB asi como una página web, ya sea con o sin tienda digital, pero tiene al menos estas dos maneras de dar a conocer su catálogo de cursos, recetarios o tutoriales.


3) Facebook te permite ver la TRANSPARENCIA de la cuenta, es decir puedes ver desde cuando esta activa, cuantas veces le han cambiado el nombre y si tiene alguna infracción por parte de Facebook, esto es muy útil pues estos MALANDRINES que venden material robado por lo general van cambiando la página de nombre o las dejan abiertas muy poco tiempo ya que usualmente son reportados y se ven obligados a bajar las páginas.





4) Cuando un proveedor ofrezca cursos, recetarios y tutoriales de MUCHOS TEMAS diferentes, hay que investigar. ¿De quien son esos cursos? Nadie es todólogo y promocionar un curso de mecánica no tiene nada que ver con un curso de maquillaje o uno de repostería. Hay páginas especializadas en COMERCIALIZAR legalmente cursos de creadores como DOMESTIKA O CREHANA entre otros, pero las puedes ubicar muy fácilmente ya que son páginas y empresas bien establecidas.


5) Si una persona o página te ofrece un montón de recetarios ( 100, 200 o más) por una suma ridícula de $10 o $50 pesos, tenlo por seguro que son robados. Escanear o descargar contenido digital y luego venderlo como si tuvieran los derechos de autor es un delito. Nadie en su sano juicio vendería 200 recetarios que ha tenido que pagar derechos y regalías a $10 pesos


6) Investiga, antes de comprar investiga la reputación del proveedor.


7) Y por último , pero no menos importante, si detectas que alguien esta vendiendo contenido digital robado avísale al dueño del mismo.


Si tú como cliente nos ayudas, a nosotros los creadores de contenido digital nos será más sencillo proteger nuestro trabajo.


Gracias por leerme una semana más! Si conoces de algún caso de plagio o robo de contenido te exhorto a reportarlo.











Featured Posts
Recent Posts